Necesitados siempre

11/28/2017

 

El evangelio de ayer nos hablaba sobre la viuda a la cual Jesús puso de ejemplo por haber entregado dos reales (dos moneditas) en el cepillo del Templo. Esa viuda echaba dos monedas, mientras que otros hombres ricos y adinerados echaban mucho más. Esa viuda era una mujer que pasaba necesidad y, aún así, dio todo lo que tenía para vivir. Una mujer generosa que nos enseña a siempre dar más, a no solo entregar de lo que nos sobra sino, sobretodo, de lo que nos hace falta para vivir. Sí, siempre hay que dar más y ser “generosos” con Dios pero hay otro detalle que llamó mi atención. Y es que esos dos reales o dos moneditas son valiosas porque esa mujer pasaba necesidad, es decir, si esa mujer no pasara necesidad, esas monedas no valdrían nada a los ojos de Dios.


Esto me hizo pensar en la necesidad de Dios. Cuando el hombre deja de tener necesidad de Dios, cuando el hombre cree que lo puede todo, cuando es autosuficiente y piensa que no necesita de nadie, es ahí cuando todo lo que el hombre hace pierde valor, cuando así haya conquistado el mundo entero, no vale nada. Ojalá siempre nos sintamos necesitados de Dios y eso le pedimos hoy. Solo cuando nos sentimos necesitados siempre de Él es que las más pequeñas obras que hagamos, así sean insignificantes a los ojos de los hombres, llamarán la atención del Señor como lo hizo esa pobre viuda con sus dos reales. Pregúntate hoy: ¿tengo más necesidad de Dios que el día de ayer o no? 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

12/03/2017

12/01/2017

11/28/2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • RSS Social Icon